13 Tratamientos y Remedios para la inflamación Pélvica y de Utero

En caso de inflamación en el útero causada por bacterias, virus u hongos, el ginecólogo podrá señalara la utilización de antimicóticos o antibióticos como Nistatina, Metronidazol o Miconazol que pueden hallarse en forma de comprimidos o pomadas para aplicar en el interior de la vagina, cuando el cuello del útero se encuentra afectado.

Además de esto, el ginecólogo podrá señalar la cauterización del cuello uterino, para colaborar en la cicatrización de algunas lesiones. En las ocasiones donde la inflamación del útero es generada por lesiones durante el contacto íntimo, por alergia al látex del preservativo o la utilización de duchas vaginales frecuentes, el ginecólogo podrá prescribir la utilización de antiinflamatorios en forma de pomada para la zona íntima.

La enfermedad inflamatoria (EIP) es un síndrome clínico que genera molestias y dolor en la zona pélvica en las mujeres. Por lo general la condición es causada debido a una infección en uno de los órganos pélvicos de la mujer: los ovarios, el peritoneo (membrana que recubre la cavidad abdominal), el útero y las trompas de Falopio.

Algunos consejos

Si el especialista puede determinar una causa específica, el tratamiento se concentrará en esa causa. Pero, si no existe la posibilidad de identificar una causa, el tratamiento se va a enfocar en el control del dolor y del resto de los síntomas. Para muchas mujeres, el enfoque óptimo implica una combinación de tratamientos.

Medicamentos

  • Analgésicos

Los analgésicos de venta libre, como ibuprofeno, paracetamol o aspirina, pueden dar alivio parcial del dolor pélvico. En algunas ocasiones, va a ser necesario tomar un analgésico que haya sido recetado. Pero, los analgésicos solos, normalmente no solucionan el problema del dolor crónico.

·        Tratamiento con hormonas

Algunas pacientes saben que los días en que sienten dolor pélvico pueden coincidir con una fase en particular de su ciclo menstrual y los cambios menstruales que controlan la menstruación y la ovulación. Cuando es así, las pastillas anticonceptivas u otras medicinas hormonales pueden ayudar a aliviar el dolor pélvico.

·        Antibióticos

Si una infección es la fuente del dolor, el médico puede recetar antibióticos.

·        Antidepresivos

Algunos tipos de antidepresivos pueden ayudar con el dolor crónico. Los antidepresivos tricíclicos, como nortriptilina y otros, parecen poseer efectos de alivio del dolor, así como de efectos antidepresivos. Pueden ayudar a mejorar el dolor pélvico crónico incluso en pacientes que no tienen depresión.

Otras terapias

Es posible que el médico te aconseje algunas de estas terapias que estamos por mencionarte como parte del tratamiento para el dolor pélvico crónico.

·        Fisioterapia

Los masajes, ejercicios de estiramiento y otras técnicas de relajación pueden mejorar el dolor pélvico crónico. Un fisioterapeuta tiene la posibilidad de ayudar con estas terapias y a desarrollar estrategias de afrontamiento del dolor. En algunas ocasiones los fisioterapeutas se concentran en puntos específicos mediante de un instrumento médico.

·        Neuroestimulación

Este tratamiento consiste en colocar un dispositivo que bloquea las vías nerviosas para que la señal de dolor no viaje hasta el cerebro. Puede resultar efectivo, según cuál sea la causa del dolor pélvico,

·        Inyecciones en los puntos decadentes de dolor

Si el médico halla puntos específicos donde la mujer siente dolor, es posible que le resulte efectivo la aplicación de inyecciones con anestésicos en esos puntos de dolor.

·        Psicoterapia

Si hay la posibilidad de que el dolor se interrelaciones con depresión, abuso sexual, un matrimonio conflictivo, trastorno de la personalidad o una crisis familiar, hay la posibilidad de que resulte positivo hablar con un psiquiatra o un psicólogo.

Remedios caseros para la inflamación pélvica

Un remedio natural para la EIP puede estar compuesto por varios remedios caseros junto con el plan de tratamiento tradicional prescrito por el médico.

Una dieta rica en antioxidantes y calcio

Consumir una dieta nutritiva y saludable es el primer paso para ayudar al organismo a recuperarse de la infección bacteriana responsable de la EIP.

Desearás ingerir alimentos ricos en calcio, tales como vegetales de hojas verde oscuro como col rizada, brócoli, espinacas y almendras.

Un multivitamínico al día

Gracias a que las altas dosis de los suplementos de antioxidantes han estado vinculadas a riesgo de salud y pueden interactuar con algunas medicinas, lo recomendable sería obtener antioxidantes de sustancias naturales.

Ácidos grasos Omega-3

De igual forma, los ácidos grasos omega-3 a su vez pueden ayudar a disminuir la inflamación. Es posible confiar en las cápsulas de aceite de pescado, o conseguir ácidos grasos omega-3 de otras fuentes alimenticias.

Té verde

Es posible beneficiarse de las propiedades antioxidantes del té verde consumiendo entre 250 y 500 miligramos de extracto estandarizado diariamente, o tomando tés hechos de hojas de té verde.

Tratamientos naturales para la inflamación pélvica crónica

Un tratamiento casero ideal para la inflamación pelvica que puede ayudar a complementar el tratamiento señalado por el especialista, es beber té de llantén cuatro veces al día hasta que la enfermedad desaparezca.

Otra estrategia ideal es hacer baños de asiento con el fin de aliviar el malestar en la vagina, en caso de que estos síntomas se encuentren presentes. Solo basta con poner alrededor de tres litros de agua tibia en un balde limpio y luego añadir flores de camomila, estado allí sentada durante 20 minutos, pero para evitar complicaciones se debe usar un recipiente esterilizado o nuevo.

Tratamiento quirúrgico para la inflamación pélvica

Con el fin de corregir un inconveniente no diagnosticado que genera dolor pélvico crónico, el especialista puede aconsejar una intervención quirúrgica.

·        Histerectomía

En casos difíciles y poco frecuentes, el especialista puede aconsejar extirpar el útero, las trompas de Falopio o los ovarios. Someterse a esta operación conlleva a consecuencias importantes para la salud. El especialista analizará los riesgos y beneficio detalladamente antes de aconsejar esta alternativa.

·        Cirugía laparoscopia

Si la paciente sufre de endometriosis, hay la posibilidad de que el médico extraiga las adherencias o el tejido endometrial a través de una cirugía laparoscópica. Durante esta operación, el especialista inserta un delgado instrumento de visualización mediante una pequeña incisión que se hace cerca del ombligo. Después, mete instrumentos para así poder quitar el tejido endometrial por una o más incisiones pequeñas en las pacientes.

13 Tratamientos y Remedios para la inflamación Pélvica y de Utero
3.4 (68.57%) 7 votos
   
PortalesMedicos.com
    © inflamaciones.com 2019    
Inflamaciones.com