Dispepsia, funcional, hinchazón e indigestión abdominal. Causas, síntomas y cómo tratarlo

La dispepsia, hinchazón e indigestión abdominal, son malestares generales en la zona del abdomen. Aunque tanto la dispepsia e indigestión abdominal, presentan síntomas similares o comunes, tienen diversas causas que las diferencian. La mala digestión alimenticia, los ácidos estomacales o enfermedades como la gastritis, cáncer o úlceras, están entre las causas más comunes.

Para entender mejor que es la dispepsia e indigestión abdominal, así como saber que es la dispepsia funcional, sus tipos y cómo tratar esta condición, tenemos la opinión del doctor Jorge Ferrándiz, médico en jefe del Servicio de Gastroenterología del Seguro Social de Salud.

¿Qué es la dispepsia?

La dispepsia no es tan fácil de definir. Pero se puede decir que es un malestar o dolor en la parte superior del abdomen, asociado a una serie de síntomas. Por ejemplo, una digestión lenta, eructos, distensión abdominal, ruidos en el abdomen, regurgitación, vinagreras, entre otros. A todos estos síntomas se les puede llamar dispepsia.

Muchas personas sienten estos malestares en el tracto intestinal, sea en la parte alta o baja del abdomen. Algunas personas sienten dolor, hinchazón, acidez o náuseas. Otras, sienten los comunes síntomas de la indigestión por un problema al digerir los alimentos. Cuando no existe aún una causa conocida, podemos decir que es una dispepsia funcional.

¿Qué causa la dispepsia?

La dispepsia es multifactorial. Por ejemplo en la parte emocional se puede detectar una causa importante. Se le ha atribuido cierta importancia al ácido generado en el estómago. Aunque no esté comprobado que estos generen la dispepsia, las causas como el stress, la tensión activan los ácidos en el abdomen.

También, las causas externas al tracto digestivo son frecuentes en varios casos. Algunas se producen como consecuencia de los siguientes:

  • Consumo de alcohol
  • Ingesta de alimentos altos en fibra
  • Ingesta de alimentos picantes
  • Alimentos grasientos
  • Consumo de grandes cantidades de alimentos
  • Tabaquismo

Todas las diversas causas pueden terminar ocasionando una dispepsia orgánica o funcional. Asi como tambien, una simple indigestión abdominal si los dolores o síntomas no son ocasionados por úlceras. En pocos casos por cáncer de estómago o páncreas.

También es posible un malestar estomacal o dispepsia en la boca del estómago, en casos de infartos de miocardio en personas mayores. Los problemas respiratorios, de neumonía, entre otros, también pueden ocasionar una dispepsia.

Tipos de dispepsia

Luego de las pruebas, donde no se pueden encontrar pruebas físicas que expliquen el origen de la dispepsia, estamos ante una dispepsia funcional. Si atendemos la sintomatología que predomina durante la dispepsia, podremos encontrar dos tipos.

Dispepsia orgánica

La dispepsia orgánica o ulcerosa donde predomina el dolor en la boca del estomago. Esta se caracteriza por presentar todos los síntomas comunes, pero al momento de realizar los exámenes necesarios, las causas pueden tener por origen una enfermedad como la ulcera, cancer, gastritis, etc.

En más del 60% de los casos de pacientes con síntomas de dispepsia, no se encuentra una enfermedad como causa.

Dispepsia funcional o no orgánica

La dispepsia no orgánica o funcional, es una de las dispepsias más frecuentes. La dispepsia tipo dismotilidad, se da cuando predomina la distensión abdominal, eructos, hinchazón o flatulencia. Es provocada por diversas situaciones, como:

  • El estrés
  • Ácido
  • Bacterias como el Helicobacter pylori

¿La dispepsia es una condición crónica?

La dispepsia indica necesariamente que es algo crónico . Es decir, que por lo menos el paciente tiene que haber tenido 12 semanas o 3 meses en el último año de síntomas de dispepsia. Si una persona tiene síntomas pasajeros, por ejemplo comer en exceso, y al dia siguiente tiene síntomas dispépticos, a eso no se le llama dispepsia, eso es indigestión estomacal.

¿Qué tan molesta o dolorosa es la dispepsia?

Es muy molesta y frecuente. Incluso se puede llegar a tener problemas en la vida cotidiana.

Frecuencia de la dispepsia

La dispepsia no tiene síntomas que se puedan calcular con frecuencia. Según los estudios, hasta un 40% de la población ha tenido síntomas similares a la dispepsia o indigestión abdominal durante los últimos seis meses. Solo 1 de cada 4 personas consulta al médico sobre algún malestar que pueda tener.

¿Las diversas intervenciones en el estómago, como la manga gástrica, pueden ocasionar una dispepsia o malestar abdominal?

Los diversos procedimiento que se realizan alrededor de estómago, si pueden afectar dispepsia o algún malestar en la zona abdominal. Esto debido a que se altera o trastorna el mecanismo fisiológico normal del tubo digestivo. El estómago cumple una serie normal de funciones, que se ven trastornados por estos cambios repentinos.

Pero, debido a la adaptación y adecuación del cuerpo, el estómago necesitará un tiempo, hasta asimilar y adaptarse al cambio. Mientras tanto es posible que se padezca de algún malestar abdominal, indigestión al alimentarse o dispepsia en algunos casos.

¿Por qué el malestar de la dispepsia se ubica en la boca del estomago y no en el píloro?

El píloro es un orificio que une el estómago con el duodeno. No tiene una ubicación definida,  aunque se encuentre en la parte baja del estomago. Por otro lado los dolores en la boca del estómago o epigastrio, pueden estar asociados a úlceras o cálculos en algunos casos. Las características del dolor deben ser analizadas por el médico teniendo en cuenta su historial clínico.

¿El dolor de la dispepsia es solo en el estómago o también puede sentirse en otras partes como el esofago?

En situaciones la dispepsia puede caracterizarse por un reflujo o regurgitación. Debido a esto, la persona puede tener quemazón retroesternal o quemazón en la parte baja del esofago. En estos casos también se puede sufrir de pirosis. En muchos casos, durante una dispepsia o acidez estomacal, los síntomas de hacen más evidentes durante la noche, mientras se duerme.

¿Cómo se controla o trata la dispepsia?

Existen diversos medicamentos como los inhibidores del ácido en el estómago, aunque no son efectivos del todo. También se usan fármacos procinéticos, que ayudan al asiento del contenido alimenticio en el estómago. También se usan antiácidos, protectores de la mucosa gástrica y en algunos casos tranquilizantes, dependiendo del tipo de persona. Aunque estas últimas son drogas de segunda línea, pueden emplearse según el caso de la persona.

Dieta y alimentación para la dispepsia

La alimentación tiene una gran  importancia al momento de eliminar los síntomas de la dispepsia o distensión abdominal. Puede seguir estos consejos:

  • Ingiera los alimentos de manera relajada, evitando la ingesta rápida, evitando el estrés o problemas al comer.
  • Evite digerir los alimentos que solo empeoran los síntomas. Disminuya el consumo de:
  • Picantes, frituras, salsas, especias, embutidos, legumbres, bebidas gasificadas, frutas ácidas, o aquellos que sienta que aumentan la hinchazón, indigestión o flatulencia en su estómago.
  • Disminuya el consumo de alimentos altos en Sodio.
  • Evite consumir demasiado alcohol o bebidas embriagantes.

Por otro lado la relajación ayudará mucho al momento de eliminar la tensión o estrés que pueda originar la acidez o malestar estomacal.

 

Consultas: Dispepsia, Anotaciones del dr. Francisco Pozo, médico de familia y coordinador de Sanidad en Málaga.

Los pólipos endometriales son pequeñas protuberancias o tumores benignos que crecen sobre el revestimiento del Leer más..

¿Sientes un dolor en la parte superior del abdomen? Quizás tengas epigastralgia. Una condición que Leer más..

Las infecciones son muy comunes en los niños ya que todavía no toman conciencia de lo que Leer más..

Rafael Ariza Jiménez

Rafael Ariza Jiménez

Ser humano, hijo y papá, enfermero, egresado en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid, naturopáta, fisioterapeuta, especialista en cuidados médicos, visitador médico, que un día eligió compartir sus conocimientos.
Rafael Ariza Jiménez

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *