El dolor e inflamación del perineo en las mujeres y hombres. A que se debe esto

El perineo es un compendio de órganos ubicados en la zona íntima, la cual abarca el pubis, coxis y ano, junto con los miembros internos y externos del aparato reproductor masculino y femenino.

Se trata de un área muy sensible en la que intervienen muchos factores de riesgo relacionados con infecciones, enfermedades crónicas, inflamaciones nerviosas y patologías propias del área.

En este sentido, tal como le corresponden los cuidados habituales de la zona íntima, el perineo también es vulnerable a sufrir consecuencias derivadas de cualquier otro problema que pueda generarse.

A continuación, a través de este artículo enumeraremos y explicaremos algunas de las molestias más comunes que afectan tanto a hombres como mujeres en torno a la región perianal o perineo.

Dolor perineal

En términos generales el dolor perianal, se trata de un malestar que se ubica entre el ano y el órgano reproductor interno del individuo (vagina en el caso de la mujer y escroto en hombres).

La intensidad del mismo puede variar según la causa, lo que representa un reto hasta para los profesionales urólogos, ginecólogos o fisioterapeutas más experimentados.

Como razones leves están los problemas gastrointestinales que contraen paredes compartidas o pueden provocar hemorroides, fisuras anales y otras complicaciones.

Pasando a los motivos crónicos, es necesario explicarlos individualmente según el género, siendo este un factor determinante que lógicamente diferencia los casos.

Dolor perineal en el hombre

1.Próstata inflamada

Conocida también como prostatitis, se trata de una inflamación de la glándula prostática causada por una infección bacteriana que puede ser aguda o crónica, y puede producir molestias al realizar tareas comunes como orinar.

Algunos casos experimentan un proceso evolutivo mientras que otros la desarrollan de manera repentina o hasta carecen de síntomas notorios, abarcando problemas más severos como la ineficacia para fecundar (esterilidad).

2.Cálculos prostáticos

Tal como sucede con los cálculos renales. En este caso la orina que no fue correctamente filtrada traslada los residuos durante su expulsión, quedando adheridas y posteriormente atrapados en la próstata.

Al no existir forma de acceso hacia la próstata, el tratamiento para este problema es indeterminado. Como experimento se suministran fármacos orientados al funcionamiento renal y la estimulación introanal.

3.Hipertrofia prostática benigna

Denominada HPB, es un síndrome que afecta el tamaño de la próstata agrandándola fuera de los márgenes regulares que sugiere la edad, sin embargo, los problemas que experimenta el individuo no varían mucho.

La dificultad que origina este síndrome es que oprime la vejiga y uretra, dificultando la expulsión de la orina y, en consecuencia, convirtiéndolo en un proceso doloroso. No es reversible pero sí se puede tratar.

4.Obstrucción del conducto eyaculador

No es en sí mismo un problema crónico sino la consecuencia de una distensión involuntaria de los músculos del tracto urinario, bloqueando parcialmente el conducto de expulsión de esperma.

Requiere ser estudiado porque muchas veces se relaciona con la disfunción eréctil, ya que al relajar los músculos las reacciones del pene durante la excitación sexual pueden verse afectadas.

5.Disfunción urinaria

Contrario al punto anterior, en este caso las membranas de la uretra y vejiga se tensan produciendo la necesidad de orinar, pero limitando la capacidad para ejecutar la tarea.

6.Disfunción del suelo pélvico

Es un prolapso del órgano pélvico que debilita el músculo, provocando la caída el mismo. Se reconoce por el abultamiento en la zona del periné, justo debajo de su posición original.

Dolor perineal en la mujer

1.Vulvodinia

Se trata de un dolor, ardor o irritación de la abertura de la vagina cuya causa es desconocida. Suelen usarse analgésicos, fisioterapias o bloqueo nervioso para revertirla. También se recomienda evitar sustancias irritantes y ropa ajustada.

2.Infecciones del tracto urinario

Es un mal común relacionado con una higiene deficiente. Lo que permite que las bacterias interactúen con el área (que suele permanecer parcialmente lubricada). Esto provoca dolor al orinar.

Inflamación del perineo en mujeres

Existe una neuropatía crónica que vale la pena desarrollar por separado y afecta principalmente a las mujeres en la zona genital, anal, perineal y suelo pélvico que puede ser causada por la excesiva tonificación del área o lesiones obstétricas.

Debe entenderse que los hombres también pueden sufrir de esta patología, sin embargo, no es común dadas las condiciones de causa regular que afectan las funciones nerviosas que involucran la pelvis, pero sí es posible y hay casos.

Dolor perineal al estar sentado

La neuralgia o atrapamiento del nervio, consiste en una disfunción del recorrido de impulsos eléctricos que magnifican y distorsionan la sensibilidad de la zona perineal, ocasionando dolor al tacto.

A esto suele conocerse como el “síndrome del ciclista”, dado que su consecuencia principal o más conocido se concentra en provocar dolor al estar sentado, afectando la cotidianidad de cualquiera que lo sufra.

De igual forma, afecta la vida en pareja, métodos de higiene íntima, hábitos o prácticas deportivas y, ocasionalmente, puede modificar la consistencia u otros cambios en el flujo vaginal o semen en hombres.

Tratamiento para la inflamación del perineo

El síndrome del ciclista se corrige a través de una cirugía, sin embargo, muchos especialistas optan por recomendar formas alternativas para adaptar las causas del dolor a su estilo de vida.

Infiltraciones anestésicas

Es la aplicación de soluciones de anestesia local para mitigar las molestias en el área. No obstante, representa solo un alivio, el paciente igualmente debe evitar irritar la zona: apoyarse, ejercitarse o realizar cualquier esfuerzo con ella.

Terapias

Fisioterapia: Técnicas de masajes profesionales o movimientos asistidos para relajar los músculos y producir un alivio progresivo y prolongado.

Electroterapia: Programas que usan impulsos eléctricos para producir un efecto analgésico sin necesidad de medicamentos.

Cojín de apoyo

Se sugiere la compra, fabricación o adaptación de toallas como un cojín de apoyo bajo los glúteos o zona no afectada.

Forma: Debe tener forma de “U”, evitando el contacto del suelo pélvico contra alguna superficie.

Dimensión: Se recomienda un espesor o grosor de cinco centímetros para garantizar la elevación sin afectar la comodidad del asiento.

Material: Lo aconsejable es una espuma ligera, no una espuma de goma, para evitar irritación o cansancio de la zona de apoyo.

El dolor e inflamación del perineo en las mujeres y hombres. A que se debe esto
4.4 (88.89%) 9 votos
        © inflamaciones.com 2019     Quiénes somos   Contacta con nosotros   Términos y Condiciones   Política de privacidad   Política de cookies