Inflamación de Bartolino o bartolinosis – Causas, síntomas y tratamiento

¿Alguna vez habías escuchado hablar sobre la inflamación de bartolino?, si nunca te habías topado con esta curiosa patología no te preocupes, hablaremos un poco de ella para que despejes todas tu dudas.

Comencemos por el principio de todo.

¿Qué es la inflamación de bartolino?

La inflamación de bartolino, también conocida como bartolinosis, es una patología que sólo afecta a las mujeres y se produce cuando se desarrolla una infección en las glándulas bartolino, las cuales están ubicadas en cada lado de abertura vaginal.

Vale aclarar que estas glándulas se conectan con la vagina a través de una especie de conducto que se encuentra entre los labios menores y el himen.

Debido a las características de esta enfermedad puede que algunos lo confundan con el llamado “absceso de bartolino”. Esta patología es fácil de reconocer porque en una de las glándulas hay acumulación de pus.

Sin embargo, expertos médicos aclaran que cuando se trata de acceso de bartolino la glándula aumenta de tamaño, mientras que cuando se produce una bartolinosis sólo se presentan signos de inflamación alrededor de la glándula. Además, está presente el dolor en la zona y al paciente le da fiebre.

¿Cuáles son sus síntomas más comunes?

La inflamación de bartolino es una patología curiosa, pues no muestra ninguna sintomatología que permita detectarla con facilidad como pasa con otras enfermedades.

Por lo general la inflamación es pequeña y por eso algunas personas no la nota ni siquiera. Cuando el tamaño del quiste es grande si causa algo de dolor e incomodidad en la mujer.

Médicos señalan que cuando la glándula se inflama su volumen aumenta entre uno y cuatro centímetros. En caso de que ésta se infecte si se pueden producir una serie de síntomas que te vamos a presentar a continuación:

  • Fiebre
  • Dolor mientras mantienes relaciones sexuales
  • La aparición de una especie de bulto (son muy sensibles) alrededor de la abertura vaginal

Sólo dos factores la producen

Especialistas en el mundo de la medicina explican que sólo existen dos causas para que aparezca la bartolinosis.

  1. Bacterias: las bacterias contraídas de cualquier forma (sobre todo se contraen en las relaciones sexuales). Esto produce pus acumulado en diversas partes de la vagina. Estas infecciones pueden derivar en otras enfermedades como gonorrea o clamidia.
  2. Líquidos acumulados: cuando se acumulan líquidos infectados puede producirse esta inflamación de los bartolinos, ya que obstruye la glándula.

¿Cómo diagnosticar la bartolinosis?

Esta es una pregunta que seguramente te pudiste haber hecho mientras leías este artículo. Pero, tranquilo. Para esa incógnita también tenemos una respuesta.

Para lograr el diagnóstico de esta enfermedad el paciente debe ser sometido a un proceso de exploración. El médico debe palpar con sus manos para poder dar con la patología. Si se encuentra con un bulto extraño es probable que se trate de bartolinosis.

Algunos médicos también recomiendan tomar muestras de las secreciones vaginales de la mujer para detectar la patología. Además, esto permite descartar de una vez cualquier otra enfermedad de transmisión sexual. Se recomienda que junto con el chequeo antes mencionado se lleve a cabo una biopsia para descartar otras patologías malignas.

Tratamiento para la Bartolinosis

Lo primero que debes tener claro es que el tratamiento para esta enfermedad va a depender de la evolución y las otras patologías que puedan existir. Si el caso es que la bartolinosis no muestra ningún signo maligno no es necesario que se aplique terapia. La única excepción es que el paciente tenga 40 años o más, pues este tipo de personas son más vulnerables a sufrir una inflamación del bartolino maligno.

Pero de igual forma es necesario aliviar el dolor aun cuando la inflamación sea leve. Para ello existen varios remedios caseros, entre los cuales, uno de los más usados es el que consiste en lavarse la parte afectada con agua tibia. Otra forma de aliviar es aplicando calor en el sitio perjudicado.

En estos casos en los que la inflamación es leve casi siempre desaparece con tan sólo colocar agua tibia, ya que la temperatura ocasiona que los pequeños quistes se rompan poco a poco.

Expertos recomiendan realizar este tipo de baños entre 10 y 15 minutos al menos tres veces al día. También se le pueden suministrar analgésicos.

En los casos en los cuales al paciente se les infecta la glándula inflamada es necesario que se le apliquen antibióticos para poder disipar la patología.

Cuando hay complicaciones por obstrucciones de alguno de los conductos, en oportunidades, se requiere de una intervención quirúrgica para poder lograr el drenaje del absceso.

No obstante, hay que aclarar algo. El drenar la zona no quiere decir que ya fue eliminada la infección. Para ello es fundamental el uso de los antibióticos.

Esperamos que este artículo haya despejado todas tus dudas sobre la bartolinosis. Si padeces de esto ya sabes cómo tratarla y si nunca ha llegado a tu vida ya conoces cuáles son sus causas y posibles síntomas.

Inflamación de Bartolino o bartolinosis – Causas, síntomas y tratamiento
4 (80%) 2 votos
        © inflamaciones.com 2019     Quiénes somos   Contacta con nosotros   Términos y Condiciones   Política de privacidad   Política de cookies