¿Qué es la inflamación fibrinosa, aguda o crónica? Como se clasifican y su importancia.

Las inflamaciones son la manera en que se exteriorizan una variedad de dolencias. Constituye una respuesta general a la agresión del entorno y son causadas por agentes inflamatorios.

En esta oportunidad, pondremos el foco en qué es la inflamación fibrinosa. Sin embargo, iremos desgranando algunos conceptos y aspectos para hacerlo más comprensible.

¿Por qué se inflaman los miembros?

Se inflaman únicamente los tejidos conectivos vasculares. ¿Por qué ocurre? Su finalidad es defensiva, se encarga de “cercar” y acabar con el agente nocivo. Mientras repara el órgano o tejido comprometido. Los médicos emplean el sufijo –itis para señalar la presencia de la hinchazón.

Así lo vemos gastritis, colitis, laringitis, etc. Cabe destacar que “inflamación” tiene sus raíces en el vocablo latino “inflammatio“. Traducido al español sería hacer fuego o encender.

Cuando se presenta la inflamación el riesgo consiste en que la defensa esté “mal dirigida”. Dado que el organismo puede atacar tanto a los agentes nocivos como a los sanos. En tales casos, pueden originarse lesiones en órganos o tejidos del todo saludables.

Las 5 fases de la inflamación

 

La inflamación es parte del “arsenal” del sistema inmune con que nacemos. Es decir, es innato y tiene cinco fases para su desarrollo.

 

  • Se liberan los componentes químicos que activan la inflamación a través de las células de los tejidos comprometidos. Entre tales sustancias se pueden mencionar a las enzimas proteolíticas, histamina, prostaglandinas, bradicinina y leucotrienos.
  • Aumenta el flujo de la sangre en la zona que se inflamó. Debido a alguno de los componentes que fueron liberados, esta fase recibe el nombre de eritema.
  • Se derraman cantidades importantes de plasmas parcialmente puro. Esto ocurre desde la parte de los capilares y se dirige a las áreas afectadas. Luego el líquido tisular se coagula provocando un edema de naturaleza blanda.
  • Los leucocitos se infiltran en la zona.
  • Por último, el tejido cicatriza. Frecuentemente se efectúa mínimo de forma parcial por el desarrollo hacia la parte interna del tejido fibroso.

¿Qué es la inflamación fibrinosa?

La secreción posee altos niveles de fibrina, esta se formó al salir del fibrinógeno. Lo mejor es que pueda degradarse a causa del sistema fibrinolítico. Su sustancia filante, es pegajosa con un tinte blancuzco-pajizo encima del área de las serosas.

Avanza para reabsorber a través de un proceso denominado fibrinólisis. Este ocurre de forma natural con el fin de evitar que los coágulos de sangre vayan creciendo y den pie a enfermedades.

 

¿Cómo se clasifican las inflamaciones acorde al exudado?

Acá se toman en cuenta una variedad de aspectos. Entre ellos, el lugar, la sustancia inflamatoria, cuánto dura la reacción y su intensidad. Aparte de la fibrinosa, existen otras 7 clases de inflamaciones.

·        Inflamación hemorrágica

Caracteriza un cuadro infeccioso grave, así como enzimas endógenas como el de una pancreatitis, tiene una coloración roja escarlata.

·        Inflamación serosa

Se caracteriza por su inmediatez y escasa duración. La secreción posee escasas células y proteínas, hay poca lesión en los tejidos. Sucede encima de las serosas del cuerpo.

·        Inflamación mucosa

Se distingue porque ocurre solo en las glándulas que produce moco, la secreción es mucosa.

·        Inflamación eosinofílica

Esta secreción ocurre al haber abundantes eosinófilos siendo un protozoo es el antígeno.

·        Inflamación purulenta

La ocasionan gérmenes que producen pus. El pus es una sustancia con altos niveles de polimorfonucleares tanto vivos como muertos, así como grandes cantidades de gérmenes. Los últimos le dan escaso espesor. Cuando está “cercada” por procesos que reparan la zona, recibe el nombre de absceso y es improbable que se disemine.

En contraste, cuando carece de límites claros y se esparce por los tejidos con arruinándolos se llama flemón. Cuando sucede en la parte interna de cavidades un absceso o flemón, recibe el nombre de empiema.

·        Inflamación monocitaria

La secreción la constituyen células plasmáticas, monocitos y linfocitos sin que la hinchazón tenga un matiz crónico.

·        Inflamación ulcerada

Cuando la hinchazón tiene el riesgo de desprenderse y dejar un hueco en los órganos con luz, se llama úlcera. Lo más recurrente es que se suceda a nivel intestinal.

 

El ABC de la inflamación fibrinosa

Ocurre con frecuencia cuando la inflamación es aguda con considerables alteraciones de la absorción vascular. Así como del acceso de las moléculas de mayores proporciones hacia la región extravascular.

La fibrina característica de esta secreción puede depositarse en las zonas mucosas como el pericardio, cavidad articular, pleura o peritoneo. De igual forma, en la parte interna de los órganos como en el caso de los pulmones. Debido a que tienen alvéolos, cavidades aéreas.

  • En las mucosas, la fibrina constituye membranas blanquecinas-pajizas y se alojan en el tejido de la mucosa. Aunque puede hacerlo en la base del área sin epitelio.
  • En las membranas biliosas, la fibrina ocasiona una ceguera de la superficie. Porque aparece revestida por cremas grises de textura irregular y fáciles de desprender.
  • Para entender la inflamación fibrinosa en la parte de los parénquimas el mejor ejemplo es la neumonía lobar neumocócica. Tras una etapa de hepatización rojiza, viene otra fase donde la hepatización es grisácea. El reemplazo minúsculo lo constituye la ocupación de las luminarias de los alveolos por redes de filamentos de fibrina.

¿Por qué es importante esta hinchazón?

Su importancia se asocia a su calibre patológico. Dado que la fibrina se combate a través de un par de mecanismos viables: el positivo es la fibrinólisis. El negativo es el reemplazo del tejido fibroso y ocurre cuando la fibrinólisis se torna imposible. Estará acompañado de la aparición de cicatrices.

¿Aguda o crónica?

Las inflamaciones agudas duran poco tiempo, presentan cambios a nivel vascular, edemas y la penetración de neutrófilos. En cambio, las crónicas tienen una larga duración que pueden ser semanas e inclusive años.

La hinchazón perdura activa tanto la resolución como la lesión de los tejidos suceden en paralelo. De forma crónica puede desarrollarse en distintos escenarios: una infección viral, infección microbiana persistente o por enfermedad autoinmune. Otro motivo es una exposición extendida a causantes con riesgo de toxicidad.

¿Qué es la inflamación fibrinosa, aguda o crónica? Como se clasifican y su importancia.
5 (100%) 1 voto
Andrea Garzon

Andrea Garzon

Egresada de la Universidad de la Coruña. Especializada en patologías del segmento Inflamatorio.
Maestría en Medicina Biológico-Naturista, por FUNIBER.
Andrea Garzon

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notificar de
        © inflamaciones.com 2019     Quiénes somos   Contacta con nosotros   Términos y Condiciones   Política de privacidad   Política de cookies