Enfermedad Inflamatoria Pélvica – Cuales son los síntomas, factores y prevenciones.

Enfermedad Inflamatoria Pélvica

La Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EPI) es una inflamación de los órganos reproductores femeninos. Por lo general, se genera cuando las bacterias transmitidas sexualmente se propagan desde la vagina hacia el útero, los ovarios o las trompas de Falopio.

La EPI no suele generar síntomas o signos. Como resultado, tal vez la mujer no se dé cuenta de que posee la enfermedad y no reciba el tratamiento que necesita. Es posible que la enfermedad se detecte más adelante si tiene problemas para quedar embarazada o si manifiesta dolor pélvico crónico.

Síntomas de la inflamación

Algunos de los síntomas y signos de la enfermedad inflamatoria pélvica pueden ser los siguientes:

  • Abundante flujo vaginal con un mal olor.
  • Dolor en la parte baja del abdomen y la pelvis.
  • Sangrado y dolor durante las relaciones sexuales.
  • Dificultad o dolor al orinar.
  • Sangrado uterino fuera de lo normal. Sobre todo, durante o luego de tener relaciones sexuales o entre ciclos menstruales.
  • Fiebre, a veces con escalofríos.

 

Hay posibilidades de que la EPI presente síntomas o signos leves, o no presentarlos completamente. Cuando es grave, la enfermedad inflamatoria pélvica puede generar escalofríos, fiebre, dolor intenso en la parte inferior de la pelvis o del abdomen-sobre todo durante una prueba pélvica- y molestias intestinales.

 

¿Cuándo acudir al médico?

Consulta con tu médico de forma inmediata si tienes:

  • Vómitos y náuseas, con incapacidad de retener nada.
  • Flujo vaginal poco agradable.
  • Dolor crónico en la parte baja del abdomen.
  • Fiebre por encima de 38,3 °C.

Si los síntomas y signos persisten no son graves, pregúntale a tu médico lo más pronto que sea posible. El flujo vaginal abundante y el mal olor, el dolor al orinar y el sangrado entre períodos menstruales pueden alertar sobre una infección de transmisión sexual. Si padeces estos síntomas y signos, suspende las relaciones sexuales y consulta rápidamente con el médico.

Es posible que las atenciones tempranas de las infecciones de transmisión sexual ayuden a prevenir la enfermedad inflamatoria pélvica.

 

Causas

Existen muchos tipos de bacterias que pueden generar la enfermedad inflamatoria pélvica, pero las infecciones por gonorrea y Chlamydia son las más comunes. Por lo general, estas bacterias se transmiten durante las relaciones sexuales sin protección alguna.

Con menos frecuencia, es posible que las bacterias ingreses en el aparato reproductor cada vez que se ve alterada la barrera normal formada por el cuello uterino. Esto puede ocurrir después de dar luz o luego de un aborto espontáneo o programado.

Factores de riesgo

Un conjunto de factores incrementa el riesgo de sufrir la enfermedad inflamatoria pélvica, entre ellos:

  • Tener relaciones sexuales sin preservativo.
  • Ser una mujer con vida sexual antes de los 25 años.
  • Tener varias parejas sexuales.
  • Tener actividad sexual con una persona que tiene más de una pareja sexual.
  • Usar periódicamente irrigadores vaginales, lo que altera el equilibrio entre bacterias dañinas y beneficiosas en la vagina, y podría enmascarar síntomas.
  • Tener antecedentes de enfermedad inflamatoria pélvica o de una infección por transmisión sexual.

En la actualidad, la mayoría de los especialistas concuerdan en que poseer un dispositivo intrauterino (DIU) insertado no incrementa el riesgo de sufrir la enfermedad inflamatoria pélvica. Los posibles riesgos se generan en las primeras tres semanas luego de la inserción.

 

Complicaciones

Si la enfermedad inflamatoria pélvica no se cura es posible que se genere tejido cicatricial. A su vez, es posible que se produzcan acumulaciones de líquido infectado (abscesos) en las trompas de Falopio, lo que puede llegar a dañar los órganos genitales.

Entre otras complicaciones podríamos señalar:

·        Esterilidad

La enfermedad inflamatoria pélvica puede generar un daño en los órganos genitales y provocar la esterilidad, la incapacidad de salir embarazada. Cuantas más oportunidades una mujer haya padecido la enfermedad inflamatoria pélvica, mayor es el riesgo de ser estéril. El retraso del tratamiento de la enfermedad pélvica incrementa el riesgo de sufrir esterilidad.

·        Embarazo ectópico

La enfermedad inflamatoria pélvica es una de las razones principales del embarazo en las trompas de Falopio. En un embarazo ectópico, el tejido cicatricial de la enfermedad inflamatoria pélvica impide que el óvulo fecundado viaje por la trompa de Falopio para implantarse en el útero. Es posible que los embarazos ectópicos provoquen sangrado masivo potencialmente mortal y necesiten atención médica de emergencia.

·        Absceso en los ovarios o en las trompas

Hay la posibilidad de que la enfermedad inflamatoria pélvica provoque abscesos en los ovarios y las trompas.  Si no se médica, la paciente podría sufrir una infección potencialmente mortal.

·        Dolor pélvico crónico

La enfermedad pélvica puede generar un dolor pélvico que puede durar meses o años. La aparición de cicatrices en las trompas de Falopio y otros órganos pélvicos pueden generar dolor durante la ovulación y las relaciones sexuales.

Prevención

Para disminuir el riesgo de enfermedad inflamatoria pélvica, se aconseja lo siguiente:

·        Hacer análisis

Si la paciente está en riesgo de sufrir una infección de transmisión sexual, como la clamidiosis, debe pedir una consulta con el médico para hacerse los análisis. Establecer un programa regular de análisis para la detección de infecciones de transmisión sexual con su médico si es necesario.

·        Mantener relaciones sexuales seguras

Utilizar preservativos cada vez que tenga sexo, disminuir el número de parejas sexuales y preguntarles a sus posibles parejas acerca de sus antecedentes sexuales.

·        Preguntarle al médico sobre métodos anticonceptivos

Una gran cantidad de métodos anticonceptivos no protegen contra la enfermedad inflamatoria pélvica, Los métodos de barrera, como los preservativos, pueden ayudar a disminuir el riesgo.

·        Pedir a la pareja que se realice los análisis

Si padece de la enfermedad inflamatoria pélvica o alguna infección de transmisión sexual, aconséjele a su pareja que se realice los análisis, y de ser necesario, que se haga tratar.

 

Tratamiento

El tratamiento de la enfermedad inflamatoria pélvica puede hacerse de manera ambulatoria en algunos casos, mientras que en otro se requiere el ingreso en el hospital. Son criterios de ingreso la presencia de inconvenientes para hacer correctamente el tratamiento ambulatorio, que exista una infección grave, la sospecha de infección por gérmenes anaerobioso que no se puedan descartar otras urgencias como una apendicitis,

El tratamiento de la enfermedad de inflamación de la pelvis consiste más que todo es en la administración de antibióticos.

 

Enfermedad Inflamatoria Pélvica – Cuales son los síntomas, factores y prevenciones.
5 (100%) 1 voto
        © inflamaciones.com 2019     Quiénes somos   Contacta con nosotros   Términos y Condiciones   Política de privacidad   Política de cookies